“La parábola los convidados a las bodas”

(Lucas 14:7-11).

 

Introducción:

 

1. Cómo hemos visto, Jesús no se limitó a usar sus parábolas para instruir solo a sus discípulos.

a.      También las uso para responder a los líderes de Israel que le tentaban con sus preguntas.

1)     Cómo en la parábola de los dos hijos; Mateo 21:28-32.

2)     En la parábola de los labradores malvados; Mateo 21:33-46.

3)     Y en la parábola de la fiesta de bodas; Mateo 22:1-14.  

b.     También uso sus parábolas en situaciones oportunas, como cuando se le invitó...

1)     A la casa del fariseo, allí enseñó la parábola de los dos deudores; Lucas 7:41-43. 

2)     Al responder a un interprete de la ley, enseñó la del buen samaritano; Lucas 10:25-37.

3)     Pidiendo su ayuda en un problema familiar, enseñó la del rico insensato; Luc. 12:13.21.

4)     Dando su opinión concerniente una tragedia enseñó la de la higuera estéril; Luc. 13:6-9.

2. En otra situación oportuna, Jesús usa una parábola para enseñar una importante lección.

a.      Esta parábola la encontramos registrada en; Lucas 14:7-11. 

b.     Es llamada la de “los convidados a las bodas”, que ilustra el valor de la humildad.

 

[Vamos comenzando en...]

 

I:- Analizar la parábola.

A. La situación que llevó a esta parábola...

1.     Jesús había ido a comer en casa de un gobernante, un fariseo, y ese día era Sábado. Él vino a esta casa porque tenía un corazón bueno y sociable, vino a instruir, a hacer bien y a redimir.

2.     Parece ser que unos fariseos le acechaban, vigilaban cuidadosamente; Lucas 14:1. 

a.      Lo hacían en caso que él sanara a aquél hidrópico; Lucas 14.2. Esta enfermedad era incurable, consistía en que el cuerpo retenía  líquidos y la persona tomaba agua en exceso.

b.     Los intérpretes de la ley y los fariseos habían invitado a Jesús para tentarle, le odiaban, entonces Jesús les habló diciendo: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? Lucas 14:3.

1)     Ellos en ese momento no respondieron; "Mas ellos callaron." Lucas 14:4.

2)     Menos lo pudieron hacer cuando "él, tomándole, le sanó, y le despidió."

3)     Jesús dirigiéndose a ellos les hizo otra pregunta para señalarles su inconsistencia; "¿Quién de vosotros, si su asno o su buey cae en algún pozo, no lo sacará inmediatamente, aunque sea en día de reposo? Y no le podían replicar a estas cosas." Lucas 14:5-6. Cristo defendió el Sábado diciendo, qué sí era una violación de la ley sacar a un asno de un pozo, también lo era sanar, o salvar a un hombre en Sábado.

3.     Jesús también los había estado observando cuidadosamente: Lucas 14:7.

a.       Los invitados escogían los primeros (mejores) asientos a la mesa.

b.      Él viendo esto refirió a los convidados esta parábola.

 

B. La parábola en sí misma trata de...

     1.Una fiesta de bodas, que es un evento social de todos los tiempos; Lucas 14:8.

     2. Jesús da una advertencia concerniente el sentarse en los mejores asientos; Lucas 14:9.

a.      Porque alguien más honorable puede haber sido invitado, y ya tiene ese lugar.

b.     Cuando él llegue, él señor de la boda dirá, “da el lugar a este”.

c.     Y; "Entonces tu comiences con vergüenza a ocupar el último lugar." Lucas 14:9.

     3. Por eso Jesús recomienda sentarse en el último lugar; Lucas 14:10.

a.      "Para que cuando venga el que te convidó, te diga: Amigo, sube más arriba."

b.     Así en lugar de ser avergonzado por haberte sentado en los mejores asientos, "tendrás gloria delante de los que se sientan contigo a la mesa."

     4. Jesús enfatiza el punto principal de la parábola diciendo; "Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido." Lucas 14:11.  

a.      Jesús enseña la humildad como un principio fundamental, o una regla de conducta.

b.     Lo mencionó varias veces para enseñar que es una virtud de un verdadero discípulo.

1)     Lo mencionó en “la parábola del fariseo y el publicano” Lucas 18:14.

2)     Enseñó a sus discípulos que no fueran como los escribas y fariseos; Mat. 23:6-12. 

c.     Es un tema que encontramos en el A. T. Salmos 18:27; Proverbios 18:12.   

d.     Y se repite en el N. T. Santiago 4:6; 1 Pedro 5:5-6

 

[Recordemos que esta es una parábola, el propósito de Jesús no es solo que nos enfoquemos en la historia, o en este caso la advertencia concerniente a atender a la fiesta de bodas. Si no en el punto principal ilustrado en la parábola. Con esto en mente, vemos unos pensamientos de.....]

 

II:- La aplicación de la parábola.

 

A. Nosotros podemos aprender del peligro del orgullo, o la jactancia...

     1. El sabio Salomón escribió y dijo.

a.      Prov. 16:18; "Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu." El orgullo y la jactancia traen sus consecuencias en los ojos de Dios.

b.     Prov. 29:23; "La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra." El que por sí mismo busca honra será abatido, al humilde se dará honra.  

     2. El orgullo, la soberbia afecta en lo social, y en nuestra relación con Dios. El orgullo nos hace

         necios, imprudentes e insolentes con lo que Dios ha dicho, no entendemos; Job 33:14-17.

a.      El Señor aborrece el orgullo, dice Prov. 8:13; "El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco."

         b. El orgullo, o la jactancia no provienen del Padre, sino del mundo; 1 Jn. 2:15-17.

 

B. Nosotros aprendemos la importancia de la humildad...  

     1. El Señor bendice al humilde.

a.      Salmos 25:9; "Encaminará a los humildes por el juicio, Y enseñará a los mansos..."

b.     Prov. 3:34; "Él escarnecerá a los escarnecedores, Y a los humildes dará gracia."

     2. La humildad es una característica de la sabiduría, dice Prov. 11:2; "Cuando viene la

         soberbia, viene también la deshonra; Mas con los humildes está la sabiduría."

a.     La humildad sigue al honor, como destrucción a la arrogancia. Prov. 18:12; “Antes de la destrucción, el corazón del hombre es altivo, pero a la gloria precede la humildad”.

b.     Prov. 22:4; "Riquezas, honra y vida Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová." 

 

C. Por lo tanto, y siendo discípulos de Cristo, vamos...

1.      A vestirnos de humildad, dice Col. 3:12; "Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre......"

2.      Seamos humildes delante de Dios, 1 Ped. 5:6; "Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo."

3.      Seamos humildes en nuestra relación con nuestros hermanos en Cristo, dice Filip. 2:3; "Nada hagáis por contienda o por vanagloria, antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo."

4.      También con los que nos rodean, incluyendo los que se oponen...

a.       Tito 3:2; "Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres."

b.      2 Tim. 2:24-25; "Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad."

 

Conclusión:

1.     A través de esta simple parábola, Jesús nos enseñó una verdad muy importante, esa verdad  es la necesidad de ser humildes con Dios y con los que nos rodean.

2.     La humildad nos es muy popular en nuestra sociedad, es una debilidad en mucha gente, muchos accidentes y pérdida de vida humana pasa por ignorar ofensas u insultos en las calles.

3.     No olvidemos que Dios nos está viendo, y Él fue quien dijo en Isaías 57:15; "Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados." 

4.     Sí nosotros deseamos que Dios more en nosotros, andemos en humildad delante de Él así cómo dijo el profeta en Miqueas 6:8; "Él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios."  

 

Que Dios nos dé su gracia para que nosotros, tengamos la disposición de andar en humildad delante de Él. Como dijera Salomón; "Él escarnecerá a los escarnecedores, Y a los humildes dará gracia."  Dice en 1 Samuel 2:30; "Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco." Dios será una fuente de honra para los que honran, pero todo lo contrario para el que no le honra. ¿Está usted dispuesto, (a) para honrar a Dios? Venga dispuesto, (a) a obedecerle, dijo David en Salmos 50:23; "El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios." 

 

Cristo es digno de que imitemos su ejemplo, él es el ejemplo más grande de humildad que encontramos en la Biblia. Dijo Pablo que Jesús, "Siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz." Filipenses 2:6-8.