“El mensaje a la iglesia en Tiatira”

(Apocalipsis 2:18-29).

 

Introducción:

A.   En esta lección estudiaremos sobre la carta a la iglesia en Tiatira.

1.     Fue otra iglesia que comprometió la verdad, pues toleraba a una mujer llamada Jezabel.

B.    La ciudad de Tiatira estaba situada en un lugar donde varios valles se juntaban.

1.     Era una ciudad de mucho comercio, pero también se caracterizó por su idolatría.

2.     Lo que podemos saber de Tiatira lo necesitamos aprender de recursos secundarios. La información que la Biblia menciona es muy limitada, la menciona solo dos veces.

a.      Una vez aquí en estos versículos de; (Apocalipsis 2:18-29).

b.     La otra ocasión es en la conversión de Lidia, ella era de allí; (Hechos 16:14-15).  

c.     Pero las dos ocasiones son muy importantes, en la primera Cristo señala lo que tenía contra la iglesia, y en la otra nos enseña lo que es necesario hacer para poder ser salvos.

 

I:-El origen y la autoridad del mensaje...

 

A.   Cristo se presenta él mismo como el autor del mensaje; (2:18).

1.     Se presenta así mismo como el “Hijo de Dios”.

a.      Esto indica su relación con Dios Padre y que él es Dios también; (1 Jn. 5:20).

b.     También notemos la frase “Hijo del Hombre” en; 1:13. Esto indica que aunque tomó la forma de hombre, no dejó de ser Dios; (Heb. 1:5-8; Mateo 4:10-11). 

2.     Que tiene “ojos cómo llama de fuego”.

a.      La misma frase la encontramos también en referencia a Cristo en; (1:14; 19:11-16). 

b.     Es figura de su visión penetrante, infinita y su omnisciencia pues él conoce todo. No tiene necesidad de que nadie le diga nada; (Juan 2:23-25). 

3.     Tenía “sus pies semejantes al bronce bruñido”, o refulgente como un horno.

a.      El bronce bruñido, o brillante es figura de su fuerza; (1:15).

b.     Por eso dice la Biblia que sus enemigos serán puestos bajo sus pies; (1 Cor. 15:25). Y vendrá sobre ellos el furor de la ira de Dios; (Apoc. 19:15).

 

II:-El Señor alaba a la iglesia en Tiatira...

 

A.   Cristo alaba seis buenas cualidades de ellos; (2:19).

1.     Yo “conozco tus obras”, buenas o malas él las conoce, así como su trabajo y esfuerzo. 

2.    Su amor a Dios, a su palabra y por sus hermanos. La buena voluntad, preocupación y disposición para buscar no lo suyo propio sino los de los demás; (Romanos 12:9-10).

3.    Su “fe” en Cristo y en su causa, la confianza en Dios y en su palabra; (1 Tes. 1:3; 3:1-3).

4.     Su “servicio”, su ministerio de benevolencia, su amor genuino en acción; (Heb. 6:9-10).

5.     Su “la paciencia”, o perseverancia ante grandes dificultades, la habilidad de soportar bajo presión. Así como lo hicieron los de Tesalónica; (1 Tes. 2:14-16).

6.     Finalmente alaba su crecimiento, les dice “tus obras postreras son más que las primeras”. El Señor menciona con estas palabras el resultado de las virtudes mencionadas de la iglesia en Tiatira, las últimas obras de ellos había sido más numerosas que las primeras. Esto me recuerda otra vez lo que dice la Biblia de la iglesia en Tesalónica; (1 Tes. 1: 6-8; 3:6-8). 

 

III:-Cristo señala las cosas que tenía contra ellos...

 

A.     La iglesia tenía cosas muy buenas, pero malas también y Cristo los amonesta; (2:20-21).

1.     Así como el Señor reprendió a la iglesia en Corinto por medio de Pablo por tolerar a un hermano que había tomado la mujer de su padre; (1 Cor. 5:1). Así reprende a la iglesia en Tiatira, con esto Dios nos enseña que él hace responsable a la iglesia por las acciones de sus miembros de la misma manera que hace responsable al anciano por las almas que están a su cuidado. Dice en Hebreos 13:17; "Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta....." 

2.     Le  dijo a la iglesia en Tiatira, “tengo contra ti que toleras, que esa mujer Jezabel...”.  

a.      La palabra “toleras” aquí es un verbo que significa dejar, o permitir. La iglesia estaba tolerando allí las obras, o la mala influencia de Jezabel de la cual se debían de haber apartado.

b.     Esta mujer llamada aquí Jezabel no se llamaba así, era probablemente una hermana muy talentosa como la fue la esposa del rey Acab. Igual de perversa, manipuladora, hábil para conseguir sus propósitos, era mala ambiciosa y sin escrúpulos; (1 Rey. 21:1-19, 23-25).  

3.    Esta hermana se llamaba así misma profetiza y estaba ejercitando su mala influencia al  estar enseñando y seduciendo a los hermanos a comer cosas ilícitas, y a cometer actos inmorales y la iglesia los estaba tolerando. Esta tolerancia es mala; (2 Ped. 2:14-16; Hech. 20:29-30). 

a.      Esta mujer al llamarse profetiza, clamaba tener autoridad divina para hablar, tal vez su propósito era tomar autoridad sobre los varones de la iglesia. Esto es algo que Dios no le permite a la mujer, no tiene el derecho de hacer tal cosa; (1 Cor. 14:34-35; 1 Tim. 2:11-14).

 

IV:-La advertencia de Cristo para la iglesia...

 

A.     El Señor muestra su benevolencia a los que estaban en pecado allí; (2:21-23).

a.     “Yo les he dado tiempo para que se arrepientan”. (2:21).

b.    “Pero no quieren arrepentirse de su fornicación”. (2:21).

B.     Sí no se arrepienten, un terrible castigo vendrá sobre ellos; (2:22-23).

a.     “He aquí que yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran”. El Señor afligiría severamente a Jezabel y los que participaban con ella en sus errores; (2:20-21).   

b.    “A sus hijos heriré de muerte...”. A los que fueron enseñados por ella y aceptaron su doctrina, Dios los castigaría. Él castigó a Jezabel y los hijos del rey; (2 Rey. 9:30-37; 10:7-8). 

C.     El propósito del Señor en hacer cada una de estas es con el fin de: 

a.     “Para que todas las iglesias sepan... “.

b.    Que Jesús conoce lo que hay en el corazón del hombre, y que no le podemos engañar. Él nos conoce a nosotros; (1 Cró. 28:9; Jer. 11:20; Jn. 2:23-25).

c.     Y dará el pago de acuerdo a las obras de cada uno; (2 Cor. 5:10; Col. 3:25).

 

V:-La exhortación y las promesas del Señor...

 

A. Pero a vosotros, los que no tienen esta doctrina...... (2:24-25).

1.      Los que han sido fieles, los que no estaban envueltos en estas practicas.

a.      A ellos el Señor no le impondría otra carga, sino solo la de su lucha contra Jezabel y que se abstuvieran de comer cosas ilícitas, y a cometer actos inmorales; Compare (Hech. 15:28-29).

b.     Les exhorta a que retuvieran lo que ya tenían, recordemos lo mencionado en; (2:19). Comparemos lo que dice el Señor en; (Apoc. 3:11; Heb. 4:14).  

B. Al que venciere y guardare mis obras; (2:26-29).

1.     Estas promesas, o bendiciones son para todo cristiano que supere, o sea vencedor.

a.     El recibirá “autoridad sobre las naciones”. Cristo compartirá con nosotros su poder, o su dominio sobre las naciones, (3:21). 

b.    También “las regirá con vara de hierro”. Esta frase es figura su vindicación y del triunfo que alcanzaron con Cristo; (19:15-18; Salmos 2:9-12).

2.     También se le dará “la estrella de la mañana”. Esta estrella de la mañana es la que Pedro llamó “el lucero de la mañana” (2 Ped. 1:19).

a.     Esta estrella, o lucero es la más brillante, y así como reina en el cielo así el fiel hijo de Dios gozará del resplandor de Cristo en el cielo; (Mateo 13:41-43).

b.    Pero nosotros debemos de estar dispuestos a oír lo que dice el Espíritu Santo a las iglesias y hacer la voluntad de Señor. Todo cristiano necesitará ese carácter moral para poder vencer el error, las tentaciones de la carne, y ser fiel. Sí vencemos y guardamos todas sus obras, recibiremos las casas ya mencionadas; (2:26-29).

 

 

Conclusión:

 

A. Hay algunas cosas que debemos de imitar de la iglesia en Tiatira.

1.     Su amor, fe, servicio, su paciencia y cómo ellos, necesitamos que nuestras obras postreras sean más que las primeras.

2.     No dejemos de trabajar, al contrario sigamos adelante con más determinación.

B. Pero también cómo ellos, hay cosas malas que necesitamos evitar.

1.     Tengamos cuidado con aquellos que nos quieren llevar al pecado; (Rom. 16:17-18).

2.     No podemos permitir ni tolerar a los falsos maestros entre nosotros, harán mucho daño al cuerpo de Cristo; (Hechos 20:28-30).

3.     Recordemos que él Señor hará responsable a la iglesia por las acciones de sus miembros, de la misma manera que hace responsable al anciano por las almas que están a su cuidado.  

4.     Determinémonos seguir adelante y buscar la victoria sobre cualquier obstáculo que se nos presente, para que el Señor nos dé lo que nos ha prometido. Él nos ha hecho promesas y él es fiel, igual que sus promesas; (Heb. 6:10-12). 

 

                                                                                                                                                                      

                                      Juan Antonio Salazar