“Abraham, un ejemplo para todos los padres”

(Génesis 22:1-14).

 

Introducción:

1. Abram significa padre enaltecido y mucho antes de que Isaac naciera, Dios dijo que Abraham sería un buen padre, Abram tuvo cualidades que todo padre debería de imitar siempre. Él fue   un hombre con conocimiento, piadoso, virtuoso, fiel y diligente. Sus ejemplos reflejan su carácter y motivados por él, nosotros deberíamos de tener una manera ejemplar de vivir, en la casa, en el trabajo, con nuestras amistades, en nuestras metas, recreaciones, y principalmente en la iglesia porque en cada una de estas cosas los hijos nos imitarán. Nuestros hijos merecen el mejor ejemplo posible de nosotros, porque ellos son una gran bendición; (Sal. 127:3-5). 

2. Es una dicha muy grande poder ser padre, también lo es experimentar la alegría, la satisfacción de poder celebrar en el mes de Junio el día de los padres. Pero, ¿somos dignos de esa celebración? ¿De esa muestra de cariño y amor? Es cierto que hijos y nietos deben ser piadosos y recompensar a sus padres; (1 Tim. 5:4). Pero, ¿somos los padres que Dios quiere?  

3. Abraham no fue un padre perfecto, él como humano tuvo sus defectos y sus faltas, pero en uno de los momentos más difíciles de su vida, cuando Dios le pidió a Isaac en sacrificio, él enseñó tres cualidades que todos los padres en todo lugar, deberíamos de imitar. 

 

1. ¿Cuáles son esas tres cualidades que Abraham enseñó?

 

A. La obediencia, hizo lo que Dios le pidió; Génesis 22:1-6

     a. Abraham no esperó a que Dios le repitiera sus palabras, ni por más instrucciones, tampoco esperó asta entender el propósito de Dios, tampoco dudó de su amor ni de su sabiduría. Su obediencia fue inmediata, "Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo." Ver. 22:3.

     b. ¿Este es el ejemplo de obediencia que nosotros les estamos dando a nuestros hijos? Yo sé que hay hermanas que este es el esposo que ellas quieren tener, y también el padre que sus hijos necesitan. Hay hermanas que están deseando que sus esposos sean esos líderes que la familia necesita. Que tomen la iniciativa, él interés en el trabajo del Señor, y en las actividades la iglesia y que le enseñen a sus hijos que las cosas de Dios son importantes. Ese es el ejemplo que Abraham dejó a todo Padre, Dios dijo de Abraham en Gén. 18:19;  "Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él."  

    

B. Su fe en Dios; Génesis 22:7-8.

     a. La fe de Abraham fue probada severamente, el nacimiento de Isaac lo había acercado más a Dios. Y aunque Abraham creía en Dios, ahora ese fe iba a ser probada, de una manera que él nunca esperó. Ver. 2; "Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré." Dios le enseñó a Abraham que todo le pertenece a Él, nuestra alma, todo lo que nosotros tenemos, o poseemos y que Él tiene el derecho de pedirnos, o quitarnos lo que Él quiera. Dice en Eze. 18:4; "He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía."  

     b. Dios le enseñó a Abraham que pusiera su fe en Él, no en Isaac, ya había nacido el hijo de la promesa, en quién Dios le bendeciría. En los tres días que Abraham duró para llegar al monte, él entendió el propósito de Dios cuando a sus siervos; "Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros." Ver. 5. Y también cuando dijo a Isaac: “Jehová se proveerá de un cordero, hijo mío”. Ver. 8.

     c. Nosotros necesitamos tener la fe de Abraham, y necesitamos entender que la verdadera fe es una fe que va a ser probada. Que la única manera de ser fuertes en la fe, es tener una verdadera fe en Dios, que Dios con las pruebas no busca debilitarnos, sino hacernos fuertes, y que Dios nunca la fallará a todo el que confíe en Él, a Abraham no le falló. Esta es la fe que nosotros debemos de tener y enseñársela a nuestros hijos, como lo hicieron Loida y Eunice con Timoteo: Esta fe no se hereda, nace con la palabra de Dios; (2 Tim. 1:3-5; 3:14-17). ¿De qué está lleno el corazón de nuestros hijos, de la palabra de Dios? Eso lo reflejarán cuando ellos crezcan, buscarán a Dios y le servirán, o serán rebeldes; (Salmos 78:5).  

    

C. Y su temor a Dios; Génesis 22:9-14.

     a. Abraham nos enseñó lo que fue capaz de hacer por temor a Dios: Ver. 12; "Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único." La evidencia del temor a Dios es estar dispuestos a servir y honrar a Dios con lo mejor de nosotros. Abraham encontró que la disposición de hacer un sacrificio, está en los más profundo de nuestro ser sí creemos que nuestras vidas dependen en él, que todo el poder para estar bien Dios y hacer lo que a Él le agrada empieza con ofrecernos nosotros a Dios, porque el propósito del Señor es hacernos como Él. Abraham nos enseña que nosotros no le podremos negar a Dios lo que Él nos pida, sí tenemos temor a Dios. Eso fue lo que hizo él cuando Dios le dijo: "Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto........".                        

      b. ¿Cómo recompensó Dios a Abraham? Le bendijo en gran manera: (Gén. 22:15-18).   Pero también bendijo a su descendencia: Gén. 26:4-5; "Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes." 

      c. ¿Queremos que Dios nos llene de bendiciones? Nosotros necesitamos tener temor a Dios como Abraham, Dios bendice a los padres como él.  Porque Abraham tenia estas cualidades, por su influencia y por su ejemplo, Dios le bendijo junto con su familia. Pero todo principio está en nosotros los padres, y a todo padre como Abraham, Dios también le bendecirá a su familia con paz, armonía, amor, y prosperidad; (Sal. 128:1-6; Job 42:10-17).   

 

Conclusión:

1. El ejemplo de Abraham es uno muy grande, todo padre tiene mucho que aprender de él. Sí Abraham no hubiera sido fiel, todo hubiera muerto de él. Pero, ¿por qué fue llamado el amigo de Dios? ¿Por qué Dios no le ocultó lo de su juicio sobre Sodoma y Gomorra? Porque él fue obediente, con una gran fe, y temeroso de Dios.   

2. Entendamos que el aplicar a nuestra vida el ejemplo de Abraham, es la condición para que Dios nos bendiga junto con nuestros hijos, aún cuando nosotros ya no estemos aquí. Recordemos que Abraham no fue un padre perfecto, él como humano tuvo sus defectos y sus faltas, pero en aquél día, cuando Dios le pidió a Isaac en sacrificio, él enseñó tres cualidades que todos los padres en todo lugar, deberían de imitar. ¿Sí lo imitamos, nosotros seremos los padres que Dios quiere? ¿Queremos ser padres como él? (Santiago;  2:20-24).

 

                                                                                                   Juan Antonio Salazar

 

 

1