“La parábola de la fiesta de bodas”

(Mateo 22:1-14).

 

Introducción:

1.     Esta es la tercera parábola que Jesús dijo cuando fue retado por los líderes religiosos de Israel, en el templo, durante su última semana en Jerusalén.

a.      En la de “los dos hijos”, concerniente al rechazamiento de ellos a Juan el Bautista. 

b.     Otra es la “de los labradores malvados”, describiendo cómo Dios los rechazó a ellos, porque ellos rechazaron a sus profetas y eventualmente a su Hijo.

c.     En la “parábola de la fiesta de bodas”, la maldad y la rebelión de los líderes religiosos de Israel, es más intensamente descrita; (Mateo 22:1-14). 

2.     En la de la fiesta de bodas el Señor se revela a sí mismo y la naturaleza del rechazamiento de ellos es más clara de cómo lo describió en la parábola anterior.

a.      Que en efecto él era el hijo del Señor de la viña, pero además era el Hijo de un rey.

b.     Que ellos estaban rechazando lo que legalmente le debían, por haber sido contratados. Pero es esta parábola ellos rechazaron lo que afectuosamente, les habían ofrecido.

3.     También en esta parábola, vemos un desarrollo del elemento de juicio divino.

a.      La parábola anterior describe el juicio sobre Israel, por haber rechazado al Hijo de Dios.

b.     Esta parábola también describe el juicio sobre los que aceptaron la invitación del rey, pero no de la manera que debería de ser aceptada, o recibida.

 

[Leamos esta parábola, y tememos el tiempo de meditar en ella de cuidadosamente].

 

1. La parábola analizada.

 

A. La invitación rechazada con desprecio; (1-10).

1.     El reino de los cielos es semejante a una fiesta de bodas; Mateo 22:1-2.   

a.      Isaías usó la figura de una boda para profetizar de la época mesiánica; Isaías 25:6; "Y Jehová de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos banquete de manjares suculentos, banquete de vinos refinados, de gruesos tuétanos y de vinos purificados." .

b.     El libro de Apocalipsis describe, la boda futura del cordero y su novia; Apoc. 19:7; "han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado."

     2. Aún así, la invitación fue rechazada con desprecio.

a.      Por aquellos hombres indiferentes; (Mateo 22:3-5).

b.     Por aquellos hombres rebeldes; (Mateo 22:6). Jesús hace aquí referencia a la nación de Israel, como lo hizo en la parábola de los labradores malvados; (Mateo 21:33-46). 

    3. La furiosa reacción del rey; Mateo 22:7. 

a.        Aquellos que insolentemente despreciaron, que no pusieron atención y que rechazaron la invitación y abusaron de sus siervos, así mismos se destruyen.

b.       Las palabras, "y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas y quemó su ciudad". Parecen referirse a la destrucción de Jerusalén, en el año 70: (Lucas 19:41-44).

     4. La invitación también fue extendida a otros; Mateo 22:8-10.

a.       Igual que en la “parábola de los labradores malvados”, la oportunidad de disfrutar las bendiciones del reino de Dios, fue extendida a otros: Mateo 21:43; "Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él."

b.      Refiriéndose al ofrecimiento del evangelio al reino de los gentiles; (Mateo 8:5-12). Dios ofreció la salvación a los gentiles, esto causo una gran sorpresa entre los judíos.

B. El invitado que no estaba vestido apropiadamente; (11-14). 

     1. No estaba vestido de boda; "Y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda."

a.      Era la costumbre de los que invitaban, proveer a sus invitados la ropa apropiada.

b.     No vestir la ropa apropiada, era una falta de respeto y apreciación.

c.     No había ninguna excusa por no vestir ropa apropiada; “Más él enmudeció”.

     2. La furiosa reacción del rey; Mateo 22:13.

         a. La seriedad de aquella ofensa, se puede ver en la reacción del rey.

         b. El castigo que se describe, lo vimos ya en otras parábolas; (Mateo 13:42, 50).  

     3. La conclusión de Jesús; Mateo 22:14.

a.      Esta conclusión es el resumen de toda la parábola.

b.     La invitación, o el llamamiento de Dios, se extiende a muchos pero muy pocos la reciben en la manera que pueden ser contados entre los escogidos.

 

[Esta parábola fue claramente enseñada en respuesta al rechazamiento al Hijo del rey, y de su reino por la nación de Israel. Sin embargo, el contenido de la parábola se aplica a nosotros también. La invitación de atender a la fiesta de bodas, todavía se ofrece porque Dios nos está llamando a través del evangelio. Con esto en mente meditemos en los siguientes pensamientos.]

 

2. La aplicación de la parábola.

 

    A. ¿A usted rechazado con desprecio la invitación del Padre?

         1. ¿Lo ha hecho con indiferencia?

a.      Mucha gente no conoce a Dios, pero es por falta de interés.

b.     Aún así Dios ordena los asuntos de nuestra vida, para animarnos y motivarnos a buscarle con fe e interés; (Hechos 17:26.27; Romanos 1:20; 1 Tim. 2:3-4).

c.     Por esta razón y aunque sea por indiferencia que muchos no conocen a Dios ni obedecen el evangelio, también serán condenados; (2 Tesalonicenses 1:7-10).  

         2. ¿Lo ha hecho con rebeldía?

a.      Hay muchos que saben muy bien la invitación del Padre.

b.     Pero a veces por cualquier razón, se rebelan contra él.

c.     Al hacerlo, menosprecian las riquezas de la gracia de Dios, y atesoran para sí mismos la justa indignación de Dios; (Romanos 2:4-11).

        3. ¿Lo hacemos también nosotros?

a.      Sí, cuando descuidamos el estudio de la palabra de Dios, cuando nos ausentamos del santuario (de las reuniones), donde Dios nos ha proclamado sus embajadores.

b.     Cuando no atendemos a las cosas que personalmente y solemnemente Dios nos ha confiado, cuando reunión tras reunión, nosotros nos resistimos ha hacer su voluntad.    

 

[Ciertamente todos deberíamos de responder a la invitación del Padre, sí es que deseamos disfrutar de las bendiciones espirituales del reino de los cielos. Pero que más podemos aprender de esta parábola...]

 

B. ¿Está usted vestido de ropa de boda?

     1. Muchos buscan asistir a la boda, pero con el atavío de su preferencia.

a.      Aunque conocen la justicia de Dios, buscan establecer la suya propia; (Rom. 10:1-3).

b.     Muchos en estos días esperan la salvación de diferente manera a lo enseñado en el evangelio de Cristo. La quieren obtener, pero fallan en cumplir con las condiciones de Dios.

1)     Quieren obtener la salvación a través de sus buenas obras.

2)     Tratan de obtener su salvación sin el arrepentimiento y la obediencia. Dijo Cristo en Marcos 16:16; "El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado." Sus apóstoles lo enseñaron; Hechos 2:38; "Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del........".

     2. Nosotros debemos de estar dispuestos a vestirnos con la vestidura que Dios nos dé.

a.      Debemos de vestirnos de Cristo, él debe estar y morar en nosotros.

b.     Pablo explica que esto se lleva a cabo en el bautismo; Gálatas 3:26-27; "Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos." ¿Puso usted a Cristo en su vida cuando se bautizó?

c.     Debemos de vestirnos del nuevo hombre.

1)     Pablo usa la figura de vestirnos del nuevo hombre, implicando el desarrollo del carácter y la conducta del cristiano; (Colosenses 3:5-14).

2)     ¿Deseamos nosotros ser encontrados en la fiesta de bodas vestidos con el viejo hombre con sus obras? ¿Sé ha usted quitado el viejo hombre para vestirse del nuevo?

d.     Debemos de vestirnos de nuevas obras, notemos lo que dijo Juan.

1)     Habló de la preparación de la gloriosa boda del cordero y su esposa; (Apoc. 19:6-9). 

2)     Necesitamos entender que las acciones justas de los santos, no se han hecho cómo méritos de la salvación: Dice Tito 3:4-5; "Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.

3)     Esas acciones se han hecho para dar honor y gloria a Dios, por lo tanto nosotros siempre debemos estar listo y celosos de hacer buenas obras; (Mat. 5:16; Tito 3:1, 8, 14). ¿Estamos haciendo lo mejor de nosotros para embellecer la vestidura de boda de la novia?

 

Conclusión:

 

1.       Nosotros hemos sido ricamente bendecidos al haber recibido la oportunidad, el honor de haber recibido la invitación del Padre a la boda de su Hijo.

2.       Pero nosotros aprendemos de Jesús y sus parábolas que, el reino de los cielos es para aquellos que con gratitud y de una manera apropiada, reciben la gracia que Dios ofrece.

3.       El ejemplo de la nación de Israel, nos debe de servir a todos como una advertencia de que, mientras Dios está llamando a todos a traves del evangelio, las palabras de Jesús continúan teniendo la misma verdad que antes. Él dijo, “porque muchos son llamados y pocos los escogidos”. Usted ha sido llamado hoy, pero ¿qué es lo que escogerá?

4.       Ni un millón de bodas con el esplendor que fue presentado en la boda de la princesa Diana se comparan con la de Cristo y la iglesia. Allí dios ofrece el banquete, los ángeles son los portadores de las vasijas y los vasos. El perdón, la paz, la vida, y el cielo, son las viandas. Palacios con jardines colgantes de belleza eterna, son el lugar del banquete, y yo soy uno de sus sirvientes: Yo salgo con la invitación a todas las personas, una invitación escrita dirigida a cada hombre, y a cada mujer en la audiencia. 

5.       Nosotros tenemos el evangelio donde Dios nos da el honor de extendernos la invitación de asistir a la boda de su hijo, Él espera que sinceramente usted y yo aceptemos su invitación. ¿Irá a ser usted de los muchos que son llamados, pero pocos los escogidos?